martes, 31 de enero de 2017

Responsive Web y Mobile Web


A día de hoy es fundamental que las páginas web sean cómodamente accesibles desde cualquier dispositivo, ya que una parte importante del tráfico llegará desde teléfonos móviles o tabletas y el usuario debería seguir siendo capaz de visualizar sin problemas el contenido.


En general, hay dos métodos para conseguir esto: responsive web o mobile web. Con web mobile la idea es crear una web distinta, específicamente diseñada para dispositivos móviles, de la que se mostrará en el ordenador. La idea de la web responsive es en cambio simplemente adaptar el contenido al tamaño de la pantalla del dispositivo.


Mobile Web


Crear una web independiente para teléfonos tiene obvias ventajas a nivel de diseño: ya que es más específico permitirá una mejor experiencia para el usuario. A nivel de SEO, el consenso es que la mobile web es ligeramente mejor; aunque tanto la web responsive como la mobile pasan el GoogleMobile-Friendly Test, el tener copias de las páginas para la versión móvil cuyo contenido varía ligeramente podría beneficiar el posicionamiento.

El tener un diseño distinto garantiza usabilidad y mejoras en la experiencia en general, como a la hora de cargar contenido (lo que también espositivo para el posicionamiento), pero supone más mantenimiento y, al existir sobre una carpeta distinta del dominio (mobile.) requerirá un script de redirección.


Responsive Web


La otra opción es hacer la web responsive, la opción más cómoda para sitios más pequeños y con menos subdirectorios. Puede ser complicado de implementar, ya que habrá encajar imágenes para pantallas muy distintas, tener en cuenta que no se podrán cargar tantos recursos (tipografías ) como se usarían en una web normal a fin de no ralentizar la navegación; y pese a conseguir un código correcto adecuado a las directrices de Google este será más lento.

La parte positiva es que la web responsive mantiene la misma dirección, así que es más sencillo que la versión mobile; y también supone mucho menos mantenimiento.


Conclusión


Al final, la opción que elijas dependerá de tus necesidades. Si la web original tiene poco texto, productos o información responive ahorra efectivamente mucho tiempo y esfuerzo.

Sin embargo, si la página original es muy compleja o tiene mucha información en el teléfono se visualizaría abarrotada de información y difícil de navegar; en cuyo caso la mejor solución sería crear un web mobile.

También hay que valorar desde dónde llega el tráfico a la web. En general provendrá mayoritariamente del ordenador, pero a partir de un 30 - 35% es recomendable comprobar cuál de las opciones anteriores se adaptan mejor a los planes y necesidades del sitio e implementar la opción elegida.

Hay que tener en cuenta que, pese a esta distinción, es recomendable que la web ser responsive, no sólo para poder adaptarse a otros dispositivos por llegar, sino para evitar perder legibilidad si se cambia el tamaño de la ventana en el ordenador, por ejemplo.